La liquidez del mercado de criptomonedas "se ha secado" cuando "más se necesitaba"

El mercado de las criptomonedas está viviendo un buen año. A pesar de haber cerrado agosto con caídas, el segundo mes del año en el que esto sucede tras julio, el bitcoin (BTC) acumula una subida de más del 50% en lo que va de 2023, mientras que el ethereum (ETH) ha remontado por encima del 30%. Las victorias de Ripple y Grayscale ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés), los fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) al contado y otros factores han impulsado a los activos digitales en lo que va de año tras un 2022 marcado por los colapsos de FTX, Terra y otras grandes compañías del sector. Sin embargo, no todo es positivo.

Mads Eberhardt, analista de criptodivisas de Saxo Bank, destaca que el volumen al contado negociado en criptodivisas ha caído "por un precipicio" en el último año y medio, debido a su "lucha" por "encontrar su papel en el actual entorno de altos tipos de interés". "Además, después del cese de operaciones de Silvergate Bank y Signature Bank, los creadores de mercado no puedan operar tan eficientemente como antes", explica.

"Desde el final de la carrera del mercado de criptodivisas en 2021, su liquidez se ha secado. Como muestra, los volúmenes de negociación al contado tanto de Coinbase como de Kraken, las dos principales rampas de entrada de dinero fiduciario para la mayor parte del mundo se han desplomado en los últimos dos años y medio", detalla este experto.

En concreto, el pasado mayo se registró el volumen de negociación combinado más bajo de estas dos bolsas: unos 39.000 millones de dólares. Dos años antes, esta cifra ascendió a 369.000 millones de dólares.

En general, recalca Eberhardt, "menos volumen equivale a menos liquidez". Y el mercado actual refleja este principio. "Desde comienzos de este año hasta mediados de junio, la profundidad de mercado de Coinbase disminuyó alrededor de un 25%, mientras que la liquidez de Kraken mejoró ligeramente, según la plataforma de criptodatos Kaiko", indica.

"La peor liquidez implica que hay menos participantes en el mercado y que se necesita menos volumen para mover la aguja en términos de precio, sobre todo si se negocian tamaños más grandes", agrega.

Según el estratega de Saxo Bank, esta situación llega cuando el mercado "más la necesita", especialmente tras el efecto contagio producido por la quiebra de FTX. "Durante un contagio de este tipo, el mercado necesita liquidez más que nunca, por lo que la escasez abrupta de liquidez en estos casos tiene un impacto muy negativo en el mercado, porque alimenta un exceso de volatilidad y un mercado ineficiente cuando ya está en alerta máxima", explica.

Según Eberhardt, el último efecto de este contagio se observó en marzo con la caída de Silvergate Bank, Signature y Silicon Valley Bank, tres bancos relacionados de una u otra forma con las criptos. Desde entonces, el mercado ha estado "algo tranquilo", aunque el experto de la firma danesa se niega a descartar la posibilidad de que se produzcan más contagios.

"Si se diera el caso, los participantes en el mercado deben reconocer que la liquidez podría caer de inmediato por un precipicio y actuar en consecuencia, ya que no es improbable una caída de la liquidez similar a la del colapso de FTX", sentencia.

Para este experto, este escenario es "especialmente factible" si se tiene en cuenta que las condiciones de mercado "son peores que a finales de 2022 debido a la ausencia de Silvergate y Signature, a través de los cuales los creadores de mercado podían depositar y retirar instantáneamente dólares y euros hacia y desde las cuentas de cambio para beneficiarse del arbitraje y, posteriormente, mantener un mercado eficiente". "En los últimos meses han surgido alternativas a Silvergate y Signature, pero no son ni de lejos tan populares como lo eran los otros dos bancos. Esto implica que la liquidez actual está aún más en peligro debido al contagio y la volatilidad", concluye.